Zoca
a Estrenar

Sociedad

Ansiedad Normal vs Ansiedad Patológica

Jueves, 09 de Agosto de 2018 . 18:02 Hs.
Por el Lic. Leonardo Ferraro.
Psicólogo. Matricula Provincial N° 10627

En la actualidad utilizamos frecuentemente la palabra ansiedad. Amigos, pareja, familia, y hasta nosotros mismos la nombramos más de una vez: "estoy ansioso"; "tengo mucha ansiedad"; la mayoría de las veces como sinónimo de preocupación. Pero ¿Que es realmente la ansiedad? ¿Es mala? ¿Se cura?

La ansiedad es una respuesta psicológica adaptativa. Es una señal de alerta que nos avisa que estamos frente a un peligro y nos permite tomar las medidas necesarias para enfrentarnos a esa amenaza. Esta señal de alerta es la que genera que nos preocupemos, y esas preocupaciones se refieren a eventos futuros. No hay preocupación sobre el presente. Cuando nos preocupamos respondemos siempre a la pregunta ¿Qué pasaría si…? ¿Qué pasaría si me despiden? ¿Y si mi pareja me abandona? ¿Y si no apruebo el examen? Todos estos pensamientos van acompañados muchas veces de síntomas físicos que resultan muy molestos (tensión, inquietud, palpitaciones, sensación de nudo en la garganta, de que algo malo va a ocurrir).

Desde la Terapia Cognitiva vemos que en la ansiedad hay una visión del mundo amenazante; una visión del futuro incontrolable, peligroso; y una visión de sí mismo vulnerable.

Tenemos entonces una ansiedad adaptativa, que nos advierte de ciertos peligros y nos permite organizarnos para resolverlo (por ej. sí sabemos que viajamos por una ruta desconocida, en mal estado, y de noche, esa señal de alerta nos permitirá adaptarnos y viajar más despacio y más atentos).

Por otro lado, la ansiedad se vuelve patológica cuando esa señal de alarma se enciende siempre y en cualquier situación, aun cuando no hay una amenaza concreta. Siguiendo el ejemplo anterior. ¿Y si pincho una goma en la ruta? ¿Y si me roban mientras la estoy cambiando? ¿Y si me pierdo? El futuro acá se vuelve catastrófico y termina generando muchas veces la evitación, que en este caso sería no viajar. Si esto lo trasladamos a cada situación de la vida cotidiana, resulta agotador, intolerable.

En relación al tratamiento no podemos hablar de una cura de la ansiedad, porque como expresaba anteriormente, en ciertos parámetros es adaptativa, necesaria. No podemos hacer que desaparezca. Todos tenemos cierto grado de ansiedad en determinadas situaciones y no está mal. Tenemos que aprender a tolerar y permitirnos estar con algo de ansiedad cuando esta aparece. Y cuando su intensidad y activación es alta, la terapia psicológica o psicofarmacológica de ser necesaria, son eficaces y pueden ayudarnos.

Comentarios
Utiliza tu cuenta de Facebook para realizar los comentarios

Patricia Fernandez

09/08/2018 a las 23:19
Felicitaciones Leo!! Muy buen posteo de un tema q hoy lo vivimos casi todos, pero poniendo pausa, relajandonos o bien con una buena terapia se logran cambios..
Chica
Chica